Ellos saben dónde está López

etchecolatz

Cuando hablamos del “pacto de silencio” que mantienen los genocidas de la última dictadura no debiéramos referirnos solamente al mutismo respectos a crímenes de la década del ´70, sino a los delitos que siguieron cometiendo ya entrada la democracia. En este sentido, las palabras que pronunció Miguel Etchecolatz antes de conocer su sentencia a cadena perpetua y en el mismo día que desaparecía Jorge Julio López, fueron premonitorias: “No es este tribunal el que me condena, son ustedes los que se condenan”.

Lo que sonó a una amenaza contra toda la sociedad, se materializó de la peor manera.

Hay que recordar que este juicio se realizó a lo largo del 2006, y fue uno de los primeros  procesos judiciales después de la anulación de las leyes de impunidad. Además  representó el primer antecedente a la hora de juzgar a los represores por crímenes de lesa humanidad.

Al día de hoy no se sabe nada sobre el paradero de López, quién fue el responsable de su secuestro y cuál fue el móvil que llevó a consumar este desgraciado hecho. La única certeza que hay,  pasa por reconocer la irresponsabilidad que le cabe a la Policía Bonaerense, un organismo del estado altamente deslegitimado que lejos de investigar el caso lo obstruyó deliberadamente. Así observamos como desde un primer momento las pruebas y/o evidencias que se desprendían de la investigación fueron desestimadas y no tenidas en cuenta. Lo mismo ocurrió con líneas de investigación: eran tantas y de tan variadas características, que se desmoronaban a medida que pasaban los días. Solo recordemos algunas: -“Es un hombre mayor y está perdido”, -“No tomó su medicación y está vagabundeando por los Hornos”, -“Fue visto por vecinos en Bahía Blanca”, -“Perros de la policía siguen su rastro por Atalaya”, y más…la lista sigue. Mientras tanto López no aparece.

Ante tanta confusión premeditada, caben las siguientes preguntas:

¿Porqué no se investigó desde un principio a los integrantes del Servicio Penitenciario Bonaerense al cual López denunció semanas antes a su secuestro?

¿Por qué no se siguió la pista que involucra a ex integrantes de la bonaerense como el viejo secretario de Etchecolatz, Oscar Chicano, entre otros?

A 30 años del retorno de la democracia, necesitamos llegar a la verdad sea cual sea el resultado.

Camilo Cagni, Periodista de Radio Universidad Nacional de La Plata e hijo de desaparecidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s