Entrevista a Lucía Garcia y Camilo Cagni

santucho

Por Julio Ferrer

Este documental, hace justicia y revierte de alguna manera, la demonización de un hombre que fue consecuente con sus ideas revolucionarias hasta sus últimos días. Podrá encontrarse en todas las escenas –sin filtros- la vida política y humana del jefe guerrillero del PRT-ERP, la organización armada marxista más importante que existió en la en Argentina durante la década de los 60 y 70’.  

Hay momentos emotivos cuando surgen los testimonios de sus hermanos Raúl, Omar y Julio; momentos de reflexión política con militantes del partido, como Enrique Gorriarán Merlo o Daniel De Santis, de admiración y respeto por parte de sus hijos Ana, Marcela y Mario al saber que su padre luchaba por la revolución socialista, de dolor e impotencia ante la barbarie militar por la masacre de Trelew (se puede escuchar un audio de entrevista a Robi Santucho en Cuba días después, quebrándose emocionalmente por los compañeros asesinados de las distintas organizaciones armadas)  o de aquel fatídico 19 de julio del 76’ cuando un grupo de tareas irrumpió y asesinó en su domicilio a Robi Santucho, su mujer Liliana Delfino, y sus compañeros Benito Urteaga y Ana María Lanzilloto.                                                                                                             

También el documental cuenta con documentos fílmicos como Swift y Ni olvido ni Perdón del periodista y cineasta Raymundo Gleyzer (militante del partido que continúa desaparecido), Los caminos de la liberación (Octavio Getino) y Archivos de Canal 7. Uno de los objetivos de este film –realizado en Santiago del Estero y Buenos Aires- como bien señalan sus realizadores Camilo Cagni y Lucía García (ver aparte) es intentar aportar con este material para que las generaciones venideras puedan reflexionar y debatir sobre aquellos tiempos convulsionados y utópicos y las consecuencias del terrorismo de Estado.                                                                                      

¿Por qué eligieron la figura de Mario Roberto Santucho para este documental?   

Camilo Cagni: La historia de vida de Santucho, prácticamente no está contada. Se escribió muy poco en los 90’, Todo o nada de la periodista María Seoane, que fue un material importante por el momento en que salió, porque o no se hablaba o se tergiversaba lo que había ocurrido en la lucha política de los 70’. Santucho fue uno de los máximos comandantes guerrilleros que tuvieron las organizaciones armadas en Argentina. En 1965 fundó con otros compañeros el PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores) y en 1970 el ERP (Ejército Revolucionario del pueblo) brazo armado del partido. Pudo conformar la máxima organización guerrillera marxista en la Argentina con más de 10.000 militantes. Lo poco que se ha hablado fue para demonizarlo; se ha construido una imagen del “terrorista tira bomba”, siempre descontextualizando esa época en donde la lucha armada era una de las maneras de luchar contra el sistema capitalista. Su figura tuvo una relevancia muy importante en los jóvenes de aquella época y era el ejemplo a seguir. Fue una persona muy querida por los militantes, por su carisma, su humildad, su inteligencia. Considero que lo que fue el Che Guevara en Latinoamérica, Santucho lo fue en Argentina. Un hombre que hasta en los últimos momentos de su vida, lucho por un ideal que instalara en el país un modelo más justo e igualitario.                                                                                

Esta historia poco se conoce, y desde nuestro lugar como jóvenes comprometidos, una de nuestras obligaciones es transmitirles a las generaciones que los militantes de los 70’ eran humanos y no demonios.

Lucía García: El disparador fue una lectura de Camilo, de un libro acerca de Monte Chingolo, y a partir de ahí, nos dimos cuenta de que no había material documental acerca del PRT-ERP, nada para la época. La figura de Santucho siempre nos había impactado por su coherencia, es uno de los pocos jefes de la guerrilla más consecuente, carismático y emblemático del ideal de “hombre nuevo” que sostenían aquellas generaciones. En términos políticos, es el dirigente marxista por antonomasia de las organizaciones revolucionarias.  

Es posible que a Santucho se lo haya intentado olvidar de la historia política-argentina por su ideología marxista o guevarista? ¿Qué pensaba de Perón y del peronismo?

LG:-Me parece que Santucho es más bien una figura maldita para cierto peronismo sobre todo porque pone en evidencia las deficiencias de los dirigentes de la guerrilla peronista. Él representa al jefe que va al frente. En cuanto a las lecturas, ya no individuales, sino de las organizaciones que integró en relación al peronismo, hay que comprender que analizaban desde el marxismo: y el peronismo siempre fue un movimiento difícil de abarcar desde las categorías de la política más tradicionales. La lógica en la que funcionaban las organizaciones armadas, que hace que no tengan la flexibilidad necesaria para analizar tanto las elecciones de 1973, la vuelta de Perón, el ascenso de la Triple A, la muerte de Perón y luego el golpe de Estado genocida. Lo que sí puedo afirmar es que Santucho tenía una enorme confianza en la organización popular, mucho más que la que tenía en los líderes. 

CC:-Concretamente se lo ha ignorado en distintos aspectos. Tenía un pensamiento particular con respecto a Perón y el peronismo. En sus escritos y discursos hablaba muy bien de lo que había sido y lo que hizo por el país el movimiento peronista. Es indudable que todos los cambios importantes sociales fueron motorizados por la clase trabajadora peronista. Pero Santucho ponía en discusión la figura pendular de Perón, sostenía que era un político populista, que nunca iba a dar el salto socialista en la Argentina. Que jugaba con todos los sectores, que los tenía controlados, hasta que no los pudo controlar más, cómo cuándo echó de la plaza a los peronistas de izquierda. Ni hablar de su política hacia el PRT-ERP y otros grupos de izquierda, eran sus enemigos a exterminar.

El documental no se centra solamente en la parte política de Santucho, también tiene una fuerte impronta humana

CC:-La idea era hablar de Santucho bajándolo del pedestal o el endiosamiento que muchos militantes de izquierda (y actuales) lo tienen. Queríamos desmitificarlos, humanizarlo, darle identidad. Un hombre que tenía actividad política y guerrillera, pero también tenía familia, hijos, sueños. Ese fue nuestro principal desafío. 

LG:-Humano es todo, también la política. Pero es cierto que nos interesó mucho indagar acerca de las circunstancias familiares en su Santiago natal que fueron moldeando la personalidad de un joven de familia acomodada, que estudió economía y que conmovido por los obreros de la FOTIA abrazó con su vida la causa de la revolución. Hay un entramado de relaciones, y a la vez características propias que se van conjugando para transformar a un provinciano destinado a una vida apacible en un dirigente histórico. 

¿Que expectativas tienen del documental?

LG:-Espero que el documental circule y que despierte en quienes no conocen lo que pasó en los 70 se interesen por conocer las experiencias militantes y se entusiasmen con la posibilidad transformadora de la acción política. 

CC:- Queríamos hacer un trabajo sin dar la versión que tanto se ha difundido, que es el de la derrota. Durante fines de los 80’ y toda la década de los 90’, casi todas las producciones culturales que se habían creado, estaban atravesadas por la “teoría de los dos demonios” y la memoria de la derrota. Esto fue una tarea impuesta por los militares después de dejar el poder. Es decir, ellos escribieron esa historia, y hasta hace muy poco, la mayoría de la gente la repetía como propia. También queríamos hacer, a partir de nuestra experiencia como HIJOS, como jóvenes, plantear otra visión de lo que fue aquella juventud y la lucha política-militar de los 70’. Y plantear el aspecto humano, el apostar a la vida y a la dignidad del ser humano. Dejar el mensaje que valió la pena el sacrificio que hicieron. Y recordarlos no desde la tristeza, sino desde la alegría de la lucha revolucionaria. Y ojalá trascienda al núcleo militante, que pueda disfrutarlo todo el público. Porque de alguna manera, directa o indirectamente, todos somos víctimas del terrorismo de Estado.

Tus padres Camilo, fueron militantes del PRT-ERP y continúan desaparecidos ¿podría decirse que en este trabajo existe una conexión afectiva y reivindicativa hacia ellos?

Totalmente. Hablar de Santucho, es como una excusa para hablar de la generación de los 70’, y en particular de mis viejos, Julio Cesar Cagni y Nora Liliana Silvestre, y de ese proyecto común que tenían de un mundo más justo.

Camilo Cagni: es periodista y colabora en el diario Miradas al Sur y Diagonales. También realizó los documentales Hijos. Diez años de Lucha, El Dictador y ¿Dónde está López?

Lucia García: Es periodista y docente de la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s