La oscuridad en El Día

Imagen

Por Camilo Cagni, periodista

Ante las recientes declaraciones en el juicio “La Cacha” del ex miembro del destacamento 101 de inteligencia del Ejército Anselmo Pedro Palavezzati, en donde confirmó la colaboración del diario El Día con la última dictadura cívico-militar, analizamos algunos hitos del periódico platense durante los años del proceso.

“No ha terminado la lucha” tituló el diario El Día en su tapa del 4 de marzo de 1977, citando las palabras que pronunció –el por aquel entonces- almirante Massera en un acto en el bosque platense. A pocos kilómetros de allí, en un predio lindero a la Unidad Penitenciaria Nº 8 de Lisandro Olmos, policías y militares se fusionaban con el objetivo de aniquilar a cientos de personas en el Centro Clandestino de Detención conocido como “La Cacha”. Seguramente a esa “lucha” se refería el titular de la Armada: la detención, el secuestro, la tortura y la muerte de los llamados “subversivos apátridas”, que no contaban con ningún recurso o medio para defenderse. Siguiendo los concejos del gran escritor y militante Rodolfo Walsh que decía “hasta lo más secreto está en alguna fuente pública”, relevamos parte de las ediciones del diario entre los años ’76 y ’77, y constatamos una complacencia más que evidente con las ideas y acciones de la junta militar. En una sociedad platense que estaba siendo castigada como ninguna por el Terrorismo de Estado, donde día a día desaparecían sus vecinos y nada se sabía de ellos cabe realizar las siguientes preguntas: ¿Cómo influía El Día en la formación de opinión? ¿Su discurso influyó en la construcción de un enemigo? ¿Sus notas ayudaron a naturalizar un genocidio que duró años?

Editoriales que delatan. El diario El Día fue fundado el 2 de Marzo de 1884, en los inicios mismos de la ciudad de la Plata. Desde ese momento se erigió como el medio de prensa más representativo de la zona, donde sus lectores consumían noticias e informaciones que provenían de la nueva capital provincial y sus alrededores. Siempre el matutino tuvo la capacidad de adaptarse a los gobiernos de turno sin ser un factor de oposición. En la editorial del 26 de Marzo de 1976 titulada “La prevista consecuencia”, el periódico dirigido por Raúl Kraiselburd analiza las circunstancias que llevaron al golpe como algo “inevitable y previsible”. Además señala cuales son los dos grandes desafíos del nuevo gobierno militar: “El reordenamiento del aparato productivo del país y el aniquilamiento definitivo de la guerrilla”, traducido en nuestros días como la instauración de un sistema liberal en lo económico y el inicio de un genocidio como respuesta política a los sectores más combativos. Para concluir remata con un pedido a sus lectores: “Es indispensable desearles éxitos (al gobierno militar), pero es absolutamente imprescindible que todos los habitantes del país comprendan que ese futuro venturoso solo llegará con el concurso de todas las voluntades argentinas.” Una verdadera joya del periodismo obsecuente.

El 11 de Abril del mismo año, el diario platense editorializa sobre el rumbo económico que tendría que tener el país aconsejando “reducir al mínimo la influencia del aparato estatal para lograr la reconstrucción económica en el marco de la lucha contra la subversión”. Esta fue la principal misión que llevaron adelante los economistas influenciados por la escuela de Chicago, en donde José Alfredo Martínez de Hoz se convirtió en el máximo referente: achicar el estado para ampliar el mercado.

Continuando con el relevamiento nos trasladamos al año 1977. En la editorial del 29 de Mayo titulada “El día del ejercito”, el medio saluda y homenajea a la fuerza que “A los 167 años de su creación, junto con las otras Fuerzas Armadas y la mayoría de la ciudadanía, está cerrando un período de la vida nacional, en el cual desterrar la violencia se convirtió y es aún, la obsesión de todos.” Siguiendo con una prosa digna de un manual militar, El Día afirma “La batalla está terminando, ganaremos el derecho a la vida y sólo unos pocos han caído en la tentación totalitaria, lo cual debe enorgullecer aún más. Frente a los totalitarismos y los asesinatos seguimos optando por la democracia y la justicia, como una y otra vez lo reitera el presidente de la República y Comandante del Ejército”. Cabe agregar que las palabras que cita el medio son las de Jorge Rafael Videla, condenado por este estado democrático a cumplir la pena de prisión perpetua por cometer diferentes crímenes de lesa humanidad durante su presidencia.

Comunicados oficiales. La reproducción de los comunicados de las fuerzas de la represión constituye otro de los puntos polémicos del periódico, ya que casi todos los días en la página número 6 reproducía en su totalidad un parte oficial que informaba sobre la muerte de algún supuesto extremista. Esta carilla podría definirse como la sección “policial anti-subversiva”, en donde los asesinatos en maños de policías y militares eran presentados como una defensa frente al accionar criminal de “elementos marxistas”. Allí además se detallaban con nombre y apellido las identidades de las personas abatidas, su profesión y el lugar donde eran encontradas sin vida.

Pero toda avanzada mediática parcializada, en algún momento choca contra la realidad. Frente al fuerte reclamo de familiares de víctimas que arrojaba la represión en La Plata y ante la presión de los organismos internacionales de derechos humanos, El Día publicó el 21 de Noviembre de 1978 una solicitada en donde se pedía por el paradero de más de 200 detenidos-desaparecidos de La Plata, Berisso y Ensenada. El listado fue confeccionado por familiares directos de las víctimas que por primera vez conseguían un espacio en un medio gráfico para divulgar una solicitada de este tipo.

Un detenido-desaparecido. Hugo Alfredo Iglesias era un trabajador gráfico de 21 años que ejercía su oficio de tipógrafo en los talleres de La Gazeta, un diario que pertenecía al grupo empresarial de El Día. El 15 de Febrero de 1976 fue secuestrado en su casa de La Plata por una patota que se identificó como “personal del ejército” y desde ese momento nada más se supo de él. Su caso volvió a repercutir en la justicia platense en el año 2001, cuando su esposa Felisa Marilaff (que estuvo varias semanas detenida-desaparecida en La Cacha) declaró en el Juicio por la Verdad dando detalles sobre el secuestro de Iglesias: “Los secuestradores estaban de civil y llevaban armas largas” narró Marilaff frente al presidente de la Cámara Federal platense, el Dr. Leopoldo Shiriffrin. “A minutos del secuestro me dirigí a La Gaceta para preguntarle a su jefe, Raúl Francisco Vaccaro, si sabía algo de él, a lo cual responde que a Hugo lo tenía el ejército, pero que si él estaba involucrado en algo no lo iba a volver a ver porque lo iban a matar”. Mucho tiempo después Marilaff se enteró que Vaccaro (mano derecha de Raúl Kraiselburd en el grupo El Día) estaba involucrado con los servicios de inteligencia del ejército y además tenía una gran amistad con el general Ramón Camps. El último movimiento en causa por la desaparición de Iglesias fue en el año 2011, y desde entonces continúa paralizada.

Ahora, y ante el reinicio de un juicio por delitos de lesa humanidad en La Plata, el Tribunal Oral federal Nº1 a cargo de Carlos Rosansky tendrá la oportunidad de investigar y condenar a 16 represores que actuaron de manera ilegal en el CCD La Cacha, y al mismo tiempo determinar el grado de responsabilidad que tuvo El Día en la construcción de un clima propicio para ejecutar un genocidio.

La lucha por la reconstrucción de la verdad histórica, todavía no ha terminado.

Los “Animals” que coparon el mundo

tapa 68

El 16 de Octubre de 1968, Estudiantes de La Plata se consagró campeón intercontinental

Por Camilo Cagni

El mote peyorativo de “Animals” (animales en ingles) lo acuñó el entrenador británico Sir Alfred Ramsey, quien fuera  DT de la selección inglesa que ganó el mundial de 1966. En este campeonato la selección argentina perdió 1 a 0 contra sus dirigidos, en un partido que pasó a la historia por un controvertido arbitraje que favoreció a los locales. Allí fue expulsado el máximo referente de nuestra selección,  Antonio Ubaldo Rattin, que indignado  por la medida tuvo la osadía de sentarse por varios minutos en la alfombra roja de la Reina antes de retirarse del campo de juego. Este hecho motivó al público inglés a gritar una y mil veces  el calificativo que popularizó el técnico Ramsey.

Dos años más tarde vendría la revancha para el fútbol argentino.  El equipo de Estudiantes de La Plata, dirigido por don Osvaldo Zubeldía, logró arrebatarle la Copa Intercontinental al Manchester United en las mismísimas tierras inglesas, una gesta heroíca de la cual esta semana  se cumplen 45 años. Pero en este partido volvieron las agresiones verbales y hasta físicas de parte de los jugadores e hinchas británicos contra los argentinos.

En la editorial de la revista “El Gráfico” del 22 de octubre de 1968, su fundador y director de aquel entonces Constancio Vigil, daba por superada esta nueva reedición de la antinomia “civilización o barbarie” argumentando lo siguiente: “Y ellos son los GENTLEMEN y nosotros los ANIMALS…Ya se agotó nuestra capacidad de indignarnos. Pero no nuestra capacidad para medir, objetivamente y sin exageración, la diferencia abismal que existe entre los GENTLEMEN y los ANIMALS…Para ser GENTLEMEN como ellos preferimos ser ANIMALS dentro de nuestra sencilla, abierta, humana y franca manera argentina…”

En un contexto histórico marcado por grandes cambios tanto políticos como sociales, el pincha revolucionó el futbol mundial generando un nuevo estilo de juego y construyendo una identidad propia. A los todos los artífices  de aquella epopeya, salud…!!!

   evo

“Para cambiar nuestra patria y profundizar estas transformaciones necesitamos cambiar los medios de comunicación y descolonizarnos de la forma en que manejan algunos dueños los medios” – Evo Morales, presidente de Bolivia

El día que Masetti entrevistó al Che

masetti y el che color

Por Camilo Cagni

En su rol de periodista aventurero, Jorge Ricardo Masetti  llegó a Cuba en 1958 como enviado de Radio el Mundo de Buenos Aires con el fin de realizar informes sobre el Movimiento 26 de Julio. Al llegar a las Sierras de Oriente, se contactó con los insurgentes y vivió una experiencia que lo transformaría en lo personal y lo político.

Al triunfar la revolución en 1959, es convocado por el mismo Guevara para que se ponga al frente de la incipiente agencia de noticias “Prensa Latina”, la cual dirigió hasta 1961. Posteriormente, Masetti se desempeñó como delegado personal del Che en distintos países del tercer mundo, como por ejemplo Argelia, país africano en donde colaboró activamente con el movimiento de liberación.

De vuelta a la Argentina, organizó el EGP (Ejército Guerrillero del Pueblo), una experiencia “foquista” que se desarrolló en los montes de Orán, provincia de Salta, entre los años 1963 y 1964.Con el objetivo de expandir la revolución por nuestra patria y siguiendo los lineamientos de la “guerra de guerrillas”, Masetti intentó desplegar sus conocimientos adquiridos en Cuba  pero la experiencia armada fracasó estrepitosamente.

Desde aquella derrota, nada se supo sobre él. Detenidos sus compañeros y desbaratada la organización por fuerzas militares, pasó a la historia como “el hombre que se lo había tragado la selva”.

A continuación reproducimos la entrevista completa que le realizara Jorge Ricardo Masetti a Ernesto Guevara:

Llegué por fin al campamento de Guevara, al verme empapado y embarrado se echó a reír. Ya se había enterado que mis transmisiones por radio rebelde no habían llegado a la Argentina pero no imaginaba que iba a volver nuevamente desde La Habana. Después de almorzar café, arroz y bananas verdes hervidas y de fumarnos unos enormes y frescos tabacos fabricados por los rebeldes comencé este reportaje:

– Dr. Guevara, ¿por qué está aquí luchando en Cuba?

– Desde hace tiempo me he convencido de que toda América es una sola y de la necesidad imperiosa que tenemos los que sentimos un afán democrático de luchar en cualquiera de estos países por la libertad de ellos.

– ¿No teme que su intervención armada contra el gobierno de Cuba pueda ser interpretada como una intromisión en los asuntos internos de otro país?

– Yo considero que la intromisión en los asuntos internos de un país es algo que hay que combatir violentamente y siempre pero no puedo considerar intromisión sino al hecho de que un gobierno intervenga sobre otro gobierno de un país, pero que un hombre venga a luchar a Cuba por sus ideales, a dar nada más que su vida y su presencia física no lo puedo considerar de ninguna manera una intervención, además menos que menos en el país de Martí que fue uno de los paladines de la unidad de toda nuestra América en un todo orgánico.

– ¿Cómo se vinculó usted al Movimiento 26 de Julio?

– Yo conocí a los primeros miembros del Movimiento 26 de Julio después del ataque, del fracasado ataque al Cuartel Moncada el 26 de julio precisamente, de 1953, estaban algunos de ellos asilados en Guatemala entonces en aquella época los conocí y posteriormente mantuve contacto con ellos en México.

– ¿Allí conoció también al Dr. Fidel Castro?

– Exactamente como mantenía contactos con todos estos elementos conocí primero a su hermano Raúl y este me presentó posteriormente a Fidel.

– ¿Y fue el Dr. Fidel Castro el que lo invitó a participar de su fuerza expedicionaria?

– Sí, debo decirle que la primera noche de conversación que tuvimos después de exponerme todos los motivos que tenía para iniciar esta lucha en Cuba me entusiasmé completamente con sus ideales y con sus aspiraciones y esa misma noche ante su proposición de ser el médico de la expedición acepté inmediatamente.

– Bien Dr., pero cómo habiéndose usted incorporado como médico a las fuerzas expedicionarias se convirtió en un jefe militar, en comandante, como es ahora?

– Es un poco difícil de explicar esto, pero usted sabe que en el desarrollo de un proceso revolucionario se van desarrollando vocaciones escondidas en los individuos y fue más o menos lo que me pasó a mí que poco a poco fui cambiando mi ubicación dentro del ejército revolucionario para hacerme directamente un combatiente y en un momento dado se consideró que podía ser más útil como combatiente directamente que como médico y después de un tiempo se me dio el mando de una columna.

– Dr. Guevara, ¿cuál aspira usted sea el resultado del triunfo de la revolución?

– Bueno, una vez eliminado este obstáculo primero que tenemos que es el dictador Batista hay que plantear una serie de reformas de todo tipo, yo no puedo decirle cuales son las aspiraciones del alcance final, pero sí le puedo decir cuáles son personalmente las aspiraciones mínimas para el pueblo de Cuba o para cualquier otro pueblo de América y es que se libere la tierra del dominio de los pequeños, de los grandes propietarios y pase al mercado interno a una serie enorme de consumidores nuevos y al mismo tiempo que se diversifique completamente la economía del país, que usted sabe es un país completamente de monocultivo, que tiene como producto básico de su producción el azúcar, la caña de azúcar, buscando nuevos productos, buscando también nuevos mercados donde colocar los nuevos productos y buscando incluso nuevos mercados donde colocar el producto único que hoy por hoy hay en Cuba que es el azúcar. Al mismo tiempo creo que son imprescindibles reformas institucionales, reformas…en fin una democratización completa del país de acuerdo con el ideal de la constitución democrática del año 40 que creo es la apropiada para Cuba en este momento de su evolución.

– A qué cree usted se debe la adhesión unánime y puedo afirmar unánime porque lo he comprobado a través de dos meses de permanencia en Cuba, la adhesión unánime digo del campesinado a la causa revolucionaria.

– Hay múltiples y un poco complejos factores que explican todo este hecho. Lo primero quizás deba ser la gran…, el tremendo terrorismo implantado por el ejército en esta zona, usted sabe que aunque el campesinado nos apoya en todos lados fundamentalmente nos apoya en las zonas donde nuestros ejércitos operan y esto se debe a la gran diferencia de conducta que hay entre los dos ejércitos, entre un ejército con moral y un ejército sin moral. En un momento dado la fuerza que el ejército de Batista llevó sobre los campesinos hizo que estos dudaran un poco y se retrajeran pero al final nos apoyaron cada vez con más fuerza y lo hacen ahora cada vez más, además nosotros aquí tenemos una política no solamente una política neutra de respetar al campesino, sino una política positiva de establecer una reforma agraria y tender ser los dueños de las tierras que ahora están trabajando en manos de otros propietarios o a veces en manos del estado aquí en esta Sierra Maestra y además creo que el campesinado cubano como parte integrante de todo el pueblo de Cuba está pendiente de esa gran esperanza que es el Movimiento 26 de Julio para toda Cuba y por eso apoya a nuestras fuerzas.

– En varias oportunidades he leído y escuchado declaraciones o artículos procedentes tanto de La Habana como de Nicaragua o de Ciudad Trujillo también, acusándolo a usted de ser un infiltrado comunista dentro del ejército revolucionario, qué puede decir usted de eso, Dr.?

– Bueno debo decirle en honor a la verdad que no solamente son esas gentes la que lo dicen, también ha habido periodistas norteamericanos que lo han dicho. Incluso he leído revistas inglesas, creo que pagadas por Batista, donde se lo ha dicho, tiene una pequeña explicación histórica en el hecho de que yo soy un defensor absoluto y convencido del gobierno democrático de Arbenz que cayó en el año 54 y que se acusa por la prensa extranjera sobre todo la prensa norteamericana de ser un gobierno comunista. Ahora si usted investiga superficialmente las características de la gente que me acusan de comunista como acusan también al movimiento en general y al propio Fidel Castro de comunista, usted verá la clara intención política; en todos estos países los que usted ha nombrado y para el departamento de estado de los Estados Unidos incluso, cualquiera que se oponga a una política de completa entrega de todos los intereses de un país a esos intereses pues es comunista. Si ellos, ellos querrán saber cuál es mi manera de pensar respecto a eso, yo lo he aclarado muchas veces en todas las entrevistas, yo creo que hay que liberar a este país como muchos otros de ciertas trabas económicas que son nefastas para el país, no he tenido ninguna vinculación con el partido comunista, créame sinceramente que lo diría si hubiera sido diferente, creo que el deber de un hombre es precisamente apoyar aquello por lo que, que es lo que cree no? si fuera comunista pues creería en el comunismo, eso es todo.

– Si Dr., si yo mencioné a la República de Santo Domingo y a Nicaragua fue precisamente porque en estos últimos días escuché por radios cubanas severos ataques contra usted, acusándole de comunista, precisamente de los países de Somoza y de Trujillo. Bien una pregunta más, ¿qué piensa hacer al término de esta lucha revolucionaria? ¿Continuará colaborando con el Movimiento 26 de Julio?

– Yo creo que es mi deber continuar colaborando con el 26 de Julio en la medida en que me lo pidan no creo que pueda hacer otra cosa que estar pendiente de la decisión del pueblo de Cuba después del triunfo y será la que deba acatar, no tengo, si usted hace una pregunta tipo político, no tengo una vocación política ni aspiraciones políticas pero creo que ya tengo con este pueblo la responsabilidad de haber estado luchando durante tantos meses aquí y me debo en cierta manera a él

– Bueno apartándonos del reportaje político creo que sería interesante para sus compatriotas conocer algunos detalles de su vida en la Argentina

– Yo no le puedo dar detalles, mi vida es absolutamente anodina, lo único que puedo resaltar ha sido esta defensa que he hecho de los principios democráticos de la lucha cubana. En la Argentina he sido nada más que un estudiante de medicina, me gradué e inmediatamente salí del país eludiendo un llamado a filas que hacía Perón a los médicos recién graduados con lo que no estaba de acuerdo y que fue el principio de un largo peregrinar por toda América, pero nada más. Lo único que quisiera despedirme del pueblo argentino que me ha estado escuchando durante unos minutos haciendo un llamado a la comprensión para todos estos desgraciados países de América que todavía no han tenido la suerte de retomar o algunas veces de alcanzar un cauce constitucional y democrático como lo ha alcanzado la Argentina ya desde el primero de Mayo e invitar al pueblo argentino a que piense un poco en todos los hermanos aquí de Centroamérica, del Caribe, que están padeciendo estas dictaduras terribles. Invitarlos también a que no se dejen influenciar por esa algarabía que hacen algunos tiranos del intervencionismo en otros países porque yo creo que no se puede llamar intervencionismo al hecho de que aquí se manden armas directamente o ayuda en dinero, o ayuda física de cualquier individuo que venga a combatir por esta causa. Yo no creo que eso pueda ser llamado intervencionismo y al mismo tiempo no se llama intervencionismo al hecho de que aquí se nos tiren bombas de NAPALM y cohetes que son dados por los norteamericanos para masacrar al pueblo de Cuba y que además cuando en un momento dado la misma opinión pública norteamericana impide que se hagan envíos de armas hacia Cuba, entonces esos satélites que tiene en Centroamérica como Trujillo y Somoza precisamente son los que envían todas las armas que son necesarias al dictador. Por todas esas cosas creo que el pueblo argentino que ha dado ahora una magnífica lección de civismo y que ha retomado ese feliz cauce constitucional debe ponerse decidida y valientemente de parte de las fuerzas democráticas de Cuba, de todo el continente en general, pero hoy hablo específicamente de Cuba y ayudarlo en una forma mucho más lógica, mucho más eficaz que con el simple reconocimiento hacia nuestra actitud justa.

– Muchas gracias Dr. Guevara

Seré millones

Dos empleados de un banco realizan un espectacular asalto en enero de 1972, el más grande de la historia argentina sin apropiarse de un peso para su uso personal. Todo el dinero, unos 10 millones de dólares,  lo aportan a la causa revolucionaria a la que se han unido. 

Pensado en clave de suspenso, humor y sobre todo el sentir épico de muchos jóvenes que en los años 70, soñaban con un mundo más justo, Seré Millones es  un documental con momentos de ficción, en el que los protagonistas de aquel hecho recrean junto a un grupo de jóvenes actores lo sucedido.

Esta experiencia impacta emocionalmente a estos jóvenes y transforma su mirada sobre la militancia y el compromiso de los años 70.